mardi 9 novembre 2010

POEMAS SLAMEROS1:R.A.E LLAMANDO


R.A.E LLAMANDO.



¡Atención!¡Atención!


Este es un comunicao
desesperao
emitío por la Rial Academia de la Lingua
a través de las ondas de arradio
pa los ciudadanos ceviles de Algeciras a Bilbado,
de Badajoz a Sestado,
de paquí,
de pallá
y de to los laos.

¡Atención!¡Atención!.
Es una llamada de asuilio lo que oís.
Un mia culpa reconocío ante la población del país.
Un mensaje escribío
con la intención de que quede bien decío
el bajío y la enojación
que sintimos
por haber contribuío con nuestra pasivez
a esta ultrajación.

A lo primero nos colaron la “S” de ProsineScki,
pero no nos emportó,
porque no semos furgoleros.
Después enundó nuestras petiutarias el olor de multitudes,
pero no nos emportó,
protegíos que estábamos de la interperie
por las estuatas y los menumentos
de los proceres del pasao.
Ahora ahí pafuera ya campan a sus panchas
las cocretas,
los champuses
y los dentríficos.
Ahora ya tol mundo
se debate ente gómitos y arcadias
preguntándose
si coger un tasis o subir al altobús,
si acudir al logopedia
o al vetrinario.
Ahora los palabros han tomao los pedióricos,
los pogramas de televisión
la internez,
y hasta los decionarios.
Ahora sí que en de verdá sabemos
lo que vale un paine,
pero ya es endemasiao tarde.

…endemasiao…

…endemasiao…

¡Ciudadanos!¡
Quizás muy endemasiado tarde
nos hemos dao de cuenta
de que están aplachándonos
los celebros
como almóndrigas!
¡Ahora mesmo
ya naiden se recuerda
de que una vez el lenguaje fue
nuestra mejor arma contra de la enjusticia,
nuestra mejor protición.
Y por tomarlo de risión
ahora tós estamos indifensos,
véctimas de la mentira
y la falancia,
y lo pior
es que semos nosotros mesmos
los quienes nos habemos encerrao,
voluntariamente y de gratis,
en las jaulas de la encomunicación
y la inorancia.

¿No lo entendís?
¡Nos están adomando!

¡Nos están arrobando nuestra capacidá de escurrir
y nos están estrechando el ranciocinio!.

Alcólito del habla requisito:
Si alguna vez pensastes que quin empresta
una preporción
de la su capacidá despresarse
es como si se emputase
una estremidá,
no dejes caer
en saco fondo
éste comunicao.

¡Ciudadanos!
¡No rendirse!
Es hora de lanzarse a la pistina,
de hacer lo que haiga que hacer
contra este mal.
Protegerse la cabeza
con papel argal,
y defender
como anillo al loro
esos últimos concetos no manchurrados
pa guardarlos
ande naiden los pueda tocar.
¡Asina sus lo dicimos!
¡No permitir este atropellamiento!.
¡Luchar!¡Resistir!
Y anque sea difícil
seguir buscando la verdá
allí en donde estea.¡
¡Y jamás olvidarse de pensar libremente!
A pesar de la insastifación
y la fustración,
también sabemos
que quizás en un lugar
allá pafuera
quedará alguien que puede mantener,
hasta tiempos mejores,
la llama
de lo que fue
una vez
el fuego
de la mente.

Hasta entonces entonces

güenas noches…


Y güena suerte.
.
.
.
.
.
(Copyright Daniel Orviz)

3 commentaires:

  1. Grande el agujedo
    ce puso el zombredo
    Sobre las varices
    Se fue a freír vientos
    Al viento solano
    Tramontana o cierzo
    Mentira este invierno
    Huérfano de perlas
    Qué voy a decir
    De sargazos o flores
    Madreselvas
    Si no aquellas
    Que arrancamos soberbios
    Mientras gritamos (¡uh!)
    Ante el primer escollo
    Temerosos de dios.

    Quiá, que no puede ser
    a un tiempo el reglamento
    y el misterio,
    que no puede ser.

    RépondreSupprimer
  2. ERES LA HOSTIA.

    LA OSTIA.

    LA OSTIHA.

    RépondreSupprimer
  3. “Padre nuestro,
    que estás escondido en los cielos,
    vitalicio sea tu nómina;
    venga a nosotros tu astucia;
    hágase tu voluntad
    en los mercados y los bancos.

    Danos hoy el préstamo de cada día;
    perdona a los gobiernos,
    como también perdonas a los capitalistas
    que tanto nos joden;
    no nos dejes caer en banca rota,
    y líbranos del banco central.
    Amén.”

    RépondreSupprimer