jeudi 28 octobre 2010

UN MICROCUENTO: EL HOMBRE QUE DICE BUENAS TARDES.


EL HOMBRE QUE DICE BUENAS TARDES.


Algunos viven vidas en las cuales lo excepcional es tan frecuente que se acaba volviendo bastante poco excepcional. Otros, como yo, tienen la suerte de percibir cada pequeño detalle que rompe la rutina como si fuese una joya de valor infinito. Para que se hagan una idea voy a contarles lo más excepcional que me ha pasado. Una vez, hace mucho tiempo, estaba en mi casa y sonó el teléfono.

-Buenas tardes.-dijo una voz desconocida y agradable al otro lado del auricular- Soy el hombre que dice buenas tardes.


Nunca he sido una persona de reflejos rápidos. Pero sin que sepa muy bien por qué, hay momentos concretos en los que la lucidez lo ilumina a uno y entonces sabe al instante lo que debe decir, y lo dice. Este fue uno de esos momentos.


-Buenas tardes.-contesté.


-Buenas tardes-replicó la voz.-Ha sido un placer darle las buenas tardes. Buenas tardes.


-Buenas tardes-dije de nuevo.


Y colgó.


No volví a escuchar aquella voz. Jamás he vuelto a tener una llamada así. Pero todavía hoy, años después, sonrío cada vez que la recuerdo y entonces cualquier negrura por negra que sea se me ilumina un poco. Porque el Hombre que dice buenas tardes me eligió aquel día para darme las buenas tardes. Y eran las 12:45 de la mañana. Curioso, ¿No créen?. Pues esa es la cosa más excepcional que me ha pasado en la vida.



(Daniel Orviz)

7 commentaires:

  1. prodigas poco tu blog señor orviz pero coño que bien está este relato. abrazos. te veré el miercoles en el badulake y hablamos.

    RépondreSupprimer
  2. Buenas tardes. Muy bueno, pero el acento de creen me rechina. Ya sabes quién te lo puede decir. ¡Palante!

    RépondreSupprimer
  3. Si que está bien,si.

    RépondreSupprimer
  4. Buenas tardes.
    Lo más sensacional de la noche, sin duda.
    Y buenas noches.

    RépondreSupprimer
  5. ¡ERES LA HOSTIA, POLLO!

    Buenas tardes.

    RépondreSupprimer
  6. jajaja me muero de la risa con sus comentarios

    RépondreSupprimer
  7. El relato como relato está bien, lo preocupante es tu vida; la poca calidad de lo excepcional que hay en ella.

    RépondreSupprimer