jeudi 30 avril 2009

CANCIONES PARA EL HAPPYCALIPSIS 2: "WAITING FOR THE END OF THE WORLD" de ELVIS COSTELLO & THE ATTRACTIONS


Si en nuestra anterior propuesta musical considerábamos que el FIN ya estaba aquí y a pesar de ello nos sentíamos bien, es momento ahora de retroceder en el tiempo tanto de manera real como en lo que se refiere a la supuesta llegada de ese FIN. Nos vamos al momento en el que una humanidad más inocente se contentaba, aún, con tan solo esperarlo. El año es 1976. El álbum se llama "Mi aim is true" y, en él, un sosías de Buddy Holly con cara de alelao coge las riendas de lo que allá por las inglaterras es considerado la Nueva Ola musical, o "New Wave": un estilo híbrido entre la energía bruta y caótica del punk y la anterior tradición sónica del beat anglosajón clásico (poseedora ya a esas alturas de unos intérprentes formados académicamente y por tanto una mucho mayor ambición en las propuestas musicales).

Alejado en apariencia del compromiso político de unos "Clash" o la acidez "púbica" (de "pub", quiero decir) de unos Stranglers, Declan Mc Manus, ese chaval que se ha auto-bautizado como homenaje al rey americano del rock, parece sentirse cómodo luciendo en escena como el buen tipo, el gafotas simpático que con un estilo que, no exento de socarronería, desgrana las tragedias y triunfos de la Inglaterra proto-Tatcheriana en su componente más vital y cotidiano. Aún así, esto no impide un posible guiño al nihilismo de sus antecesores punkarras con el título del último tema del disco: Esperando por el fin del mundo.

"Waiting for the end of the world" es un pildorazo de tres minutos y medio en el que están ya presentes todas las bazas ganadoras del que será el estilo de Costello en esos primeros años. Entra en el pecho sin preguntar con un potente riff de bajo al que siguen los bombazos rítmicos de la batería. Acompañado ya por la guitarra, la voz nasal del intérprete comienza desgranar las frases largas marca de la casa en una subida progresiva , estrofa a estrofa, que estalla en el hiper-pegadizo estribillo sobre el que vuela un punteo con cierta distosión garajera.
Luego bajada con frase de cierre y repetimos. A mí, personalmente me parece uno de los mejores temas de uno de los discos que más me gusta. Que no es poco para un tema de cierre de disco.

De la letra no puedo decir mucho. Su sentido no llego a pillarlo muy bien. Habla de un tren, y de un tipo que se sube. Luego hay un momento en el que ese tren se queda parado en un túnel y hay una frase muy graciosa en la que dice que se dedicaron a tocarle el culo a las chicas que estaban demasiado asustadas como para actuar. Luego desvaría. En el enlace que dejo se puede leer entera, de todas maneras. Por si alguno me la interpreta.
Mientras en la pista del Nivel Circo el elefante se prepara para hacer el pino, mientras nuestro gobierno dice: "Mío!" y arrampla con todas las reservas farmacéuticas de Optaflu, Metaflu, Pipiflu y Chorriflu. Mientras el presidente de México sonríe y recomienda a sus cuates un puente a la sombrita de casa, entre burritos congelados y tequilas de tetra brick, nosotros seguimos espereando por el fin como la gente de aquel tren esperaba. ¿Será esta vez, nos preguntamos ansiosos? ¿Será esta vez o tan sólo nos estarán engañando con un gato que juega con un ovillo?. Mientras escrutamos el cielo buscando una respuesta, o en su deferencia al helicóptero de Tuli-flu, escuchemos al puto genio de Mr.Costello cuando solo era un geniecillo. Y sigamos esperando.


Aucun commentaire:

Enregistrer un commentaire