lundi 23 février 2009

USTED ESTÁ AHÍ (1)


CAMARADA AROA, ¡PRESENTE!.

Necesito hacer un paréntesis. Y quiero pediros disculpas a todos de antemano por ello.





Lo siento, pero hoy no tocan risas.





Veréis, no sé si en lo poco que llevamos os ha dado tiempo a pillar un poco de qué pretende ir todo esto. Pero por si acaso os lo explico: Después de un largo tiempo fuera de la red decidí crear este blog como una plataforma en la que darle un soporte a las cosas que me iban saliendo de la cabeza. Quien me conoce un poco ya sabe por dónde van los tiros : Básicamente poesía y cachondeo. Belleza y risas. Y el ofrecimiento en la medida de mis posibilidades de un agujerito por el que mirar el mundo de una manera más especial y brillante. O al menos esa era mi idea.


Y sin embargo nosotros, los pobrecitos creadores, no hacemos más que proponer y es siempre la cruel realidad la que acaba disponiendo, casi siempre de la manera más tajante. Y de repente, un Viernes cualquiera uno se encuentra ante su cara hechos que le obligan a abandonar momentáneamente la exaltación de las cosas que él considera buenas en la vida para pasar a la acción y la denuncia directa. Sé que exponer un caso como éste en tristes palabras es bastante poco, pero es lo único que puedo hacer. Y creo que es lo que le debo al mundo.


Para muchos de vosotros, la historia de la Camarada Aroa habrá pasado por vuestras pantallas como puede pasar cualquier anuncio de perfume. Poco más que aire volátil con el que llenar el espacio entre reality y reality. A este punto de insensibilidad hemos llegado en nuestra carrera hacia adelante. Yo podría deciros ahora el lugar en que ocurre, podría citar el país con todas sus letras. Y os sorprendería. Pero eso no es importante en un mundo global como el que nos encierra. Puede ser éste país. Puede ser aquel. Puede ser uno de los mal llamados países democráticos. Puede ser cualquiera de las dictaduras que corroen la superficie del planeta aún en pleno siglo XXI. Todo acaba siendo igual.





Lo único que importa, fuera de un marco físico, es el infierno personal de la Camarada Aroa: Encerrada casi desde su nacimiento, cohartada en su poder de decisión, dependiente en todos los sentidos de la mano cruel de sus carceleros. ¿Su delito?: Atreverse a defender la identidad cultural que ella misma había elegido frente a un poder absoluto no basado en otra cosa que en una mayor fuerza física o un supuesto elitismo jerárquico. Una lucha de años en favor de la DIGNIDAD humana y la INDIVIDUALIDAD, así como del derecho de cada ser humano a DECIDIR POR SÍ MISMO. Cosas que nos parecen de perogrullo a todos.


Y sin embargo sigue habiendo poderes fácticos a los que algo tan simple como ésto les resulta difícil de aceptar. No era permisible la existencia de una sola cabeza a contracorriente. Era necesario derrumbar la oposición de un sólo ser. Quebrar la voluntad de la Camarada Aroa y convertirla en un número más dentro de la maquinaria opresora, no fuera a ser que su insolencia se extendiese como un virus. Ellos tenían la fuerza. Tenían el dinero. Tenían el poder. Y la Camarada Aroa sólo se tenía a sí misma. Aún así resistió. Fue necesaria la contratación de expertos en torturas mentales y técnicas de disuasión psicológica para ponerla al fin contra las cuerdas.Sin otra posible opción, la Camarada Aroa inicia una huelga de hambre que pone en peligro su propia vida. Las imágenes dantescas se suceden: Gritos, vómitos y súplicas ante la mirada impasible de sus torturadores. Largas noches ahogadas en lágrimas y días sin fin hasta desembocar en el agrio final. El final de siempre.


Porque la Camarada Aroa ha caído. Su historia es otra vez la historia de una vida arrastrada por la corriente, devorada en el festín de los monstruos de la razón. La Camarada Aroa ha cedido. Ya no hay Camarada Aroa. ahora es una más, Otra pieza en la maquinaria. No ha podido resistir. Pero no la culpamos. Fue valiente mientras pudo. Estuvo sola en la lucha y fue valiente. Y su resistencia iluminará sin duda las celdas oscuras de otros en su misma situación, hasta que el futuro nos acabe dando la victoria que el tiempo se empeña en negarnos.

Hasta ese momento sólo nos quedan las cenizas de otro intento, y el eco de los gritos con los que los tiranos repiten una y otra vez, con la insolencia habitual, que desde el viernes pasado Aroa ya ha abandonado el platito y los cubiertos de bebé, y ya come y mastica como las personas mayores.


Información y vídeos en este enlace:



¡CAMARADA AROA!¡EL FRENTE DE LIBERACIÓN INFANTIL NO TE OLVIDA!¡TU CASO ES UNA GOTA MÁS EN EL VASO QUE TARDE O TEMPRANO SE ACABARÁ COLMANDO!


¡¡ES HORA DE DECIR BASTA!!


¡¡BASTA DE OPRESIÓN!! ¡¡BASTA DE TORTURAS!!

¡¡¡¡MUERTE A LA SUPERNANNY!!

7 commentaires:

  1. todos somos camarada ainoa
    muy grande
    la otra noche cuando la vida rimaba en el colmado torras me divertió tu performance juglaresca... está casi al mismo nivel que el artículo de denuncia social que acabo de leer...
    merci beaucoup pour ton poissonet ou oiseau acrylique

    RépondreSupprimer
  2. quien dice ainoa dice aroa, o manuela o rita
    excuse moi ma dyslexie

    RépondreSupprimer
  3. Hola Tina! Me alegro de que te guste, pretendo seguir en esta línea, así que quédate por aquí si te apetece, que supongo que habrá cosas interesantes. Para mí el tema de Barcelona ha sido una gran experiencia, disfruto casi tanto conociendo gente nueva como haciendo las performances.

    me alegro de saber de tí, et Merci pour m´ecrire!!!

    RépondreSupprimer
  4. pas merci! je t´en prie!
    pues sí, te leeré en cuando en cuando que decimos por el hospi (extraradio barcelonés)
    nos vemos en los bares!

    RépondreSupprimer
  5. Por cierto, l´oiseaux se supone que canta. así que no te asustes si te sorprende un día de estos echándose unos gorgoritos.

    RépondreSupprimer
  6. je suis très diogesienne, donc l´oiseaux habite avec beaucoup d´autres choses partout dans une cache
    c´est drôle d´ecrire ici
    à bientôt le garçon du chapeau

    RépondreSupprimer
  7. à bientôt, fille des cheveux rouges. Tu seras bienvenue chaque fois que tu reviendras...

    RépondreSupprimer